sábado, 29 de diciembre de 2012

No fueron suficientes



"No regreses, mi placer es esperarte"

No fueron suficientes las veces

Que tuve  tu cuerpo desnudo

Que reímos en medio del amor

Que cantamos en el restaurante

Que nos escapamos del mundo

Que nos amamos frente al mar
 

No fueron suficientes los baños de espuma

El frotar nuestros cuerpos

Besar tus ojos cerrados

Mi cintura entre tus manos

Mi cabello desparramado

Nuestros besos bajo la luna


No fueron suficientes las veces

Que te llamé cielo

Que dije tu nombre con los labios apretados

Las fotografías y los versos

Tus heridas, mis consuelos

Que fui chañar y tu pimiento


No fueron suficientes las invitaciones

Las esperas infinitas

Las bienvenidas, los adioses

Que fuimos amanecer y ocaso

Que fui tierra y tu arado

Que fuiste semblante y yo sollozo


No fueron suficientes las preguntas

Los miedos, los silencios

Las estaciones y los vientos

Las espinas y el desierto

No fueron suficientes otros amores

Otras pieles y fuegos para olvidarte.


Alicia Cecilia.

martes, 13 de noviembre de 2012

Aguador de Taltal


 

El médano florido y húmedo te anuncian, descoloridos dibujos rojizos reviven sobre los murallones salobres por tu llegada, los cactus en copas se alzan y te saludan.

 
Paposo celebra tu voz pampina,  tu piel blanca  como la cal, tu luz radiante desierto. La bruma  recostada y somnolienta te acaricia  la cara  y eufórica se levanta.


Las gaviotas oyen tu nombre, las dáleas azules y las nolanas trompetas te vuelan hasta la playa, la costa desmembrada se abre bahía ente la llegada de la  fiesta cactácea.

 
He aquí tu nueva casa Punta de Taltales, reclinada sobre los cerros de mentón sombrío te recibe la Bahía de Nuestra Señora en domingo.

 
La tarde forastera de Sabella se apresura hasta nosotros, hasta nuestro lecho de madera de pino antiguo,  todo cubierto por la  vagabunda polvareda de estrellas.

 
 Izaremos nuestro descanso frente a la gran fosa marina, sobre los conchales rasgaremos nuevos surcos salares,  levantaremos la oficina en ruinas, escarbaremos la  veta verde agotada,

  
El viento zalamero de calaminas oxidadas, festejará en medio de nuestro campamento,  bailará en nuestro jardín florido de  lirios, de fragantes palos negros y brillantes capachitos amarillos.

 
Crearemos historias de geografías y minerales, de vertientes y manantiales caóticas estallando cerro abajo hacia el ocaso dorado. 

 
El banco frente a al Teatro La Alambra será nuestro por las mañanas,  tu con el periódico matutino yo con un libro de Gabriela,  esperaremos el arribo de los botes con su tesoro de congrios dorados y racimos de mariscos.

 
Entre lecturas esperaré me mires de reojo, como  esperan las higueras y las peras a ser bañadas por las aguadas milenarias, como esperan las grúas sobre el muelle agonizante por el atardecer que a diario las ama, así esperaré el día que confieses tu amor por esta mujer que se dice poeta.

 
Alicia Cecilia.
 

jueves, 1 de noviembre de 2012

Aun nos queda Taltal


 
 

Tu mi alegorista,  mi héroe errante, hijo del norte grande, ven desde el pasado al futuro, desde el desierto hasta la playa, deja  atrás  la fatigada busqueda del amor, deja  los presurosos quejidos de muertes pequeñas y lentas, deja en los bolsillos de tus trajes los besos clandestinos, las promesas escondidas sin jurar, deja atrás los adioses que ocultaste y olvidaste pronunciar.
Tu, descendiente de la pampa, de amaneceres robados a la camanchaca, de atardeceres de sol inmortal, de la polvareda milenaria atrapada en las casas de tu infancia.

 Trae contigo tu olor a cobre, trae tu aroma a viento y sal, trae contigo tu oro blanco en las sienes, trae bajo tus pies el néctar del desierto de Atacama, trae las fotografías de tu pampa,  las crónicas calicheras, las imágenes polvorientas de tu niñez en la oficina salitrera, trae los relatos  del taxista, el peluquero, la cocinera, la niña y sus dibujos, trae tus huesos y tu corazón lastimados.  
Trae tu armónica, tus libretas de notas y el periódico del domingo bajo el brazo, trae  el  mundo contigo, lo acunaremos mientras lo derramas en  mi regazo,  juntos crearemos uno nuevo frente al mar, tú y yo lo colmaremos en Taltal.
 
Alicia Cecilia

 

sábado, 6 de octubre de 2012


Crimen perfecto

Desgarro su nombre de cuajo mas no muere 

sus palabras y sus besos no fallecen

al cercenar mis oídos y mis labios

al quemar cada recóndito de mi  piel

y dejar mis venas desangrar

mi amor no se desvanece

Que digan como echarlo abajo


como acabarlo desde sus cimientos

pedazo a pedazo

que tiemble el suelo y el cielo

con la herramienta más poderosa

con el cincel mas cruel

con la convicción más profunda

llenaré el campo de muerte

con cada átomo de sus deseos desintegrados

Quien halla destruido y enterrado el amor

que diga la formula para tamaño crimen

la dosis perfecta y nunca despierte
el momento preciso e inesperado

que con golpe final de muerte súbita

pierda la vida como yo he perdido  la mía.

 Alicia Cecilia

martes, 2 de octubre de 2012

La huida






Ya en sueños he presenciado mí huida

solo con mi cuerpo a cuestas

dejo atrás la túnica de la desvergüenza

los miedos accesorios, la conciencia atormentada

los  placeres ancestrales  coagulados en la sangre.


He visto mi lucidez morir, la razón renunciar

mi inocencia envuelta en túnica de manos que la arañan

los recuerdos incinerados en piras burlonas

mi biografía sentenciada a la agonía. 


Sueño con el túnel  salvador de mí huida,

el hecho de atravesarlo me llena de pánico

el techo y el piso se encuentran tapizados

de una coraza despiadada e  implacable

expulsan de mi  los demonios que me habitan

me condenan a la muerte, dejan mi piel en llagas.


Mis pies renuncian a huir, permanecen atrapados

se atoran en este túnel movedizo y pastozo

versos exorcistas sujetan de mis ropas y mis cabellos 

me enmaraño entre dedos punzantes que recorren mi rostro

como a una carta astral, sin brújula.


Parecerá un universo, pero en solo un segundo

seré temblor en el agua, grabado de anillos

una espada cruza mi rostro para alcanzar la cima

desmiembra mi cuerpo en todas direcciones

aturdida por el olor de la sangre, sin ojos y con la nariz en trozos

mis pasos no han de hallar el doloroso retorno.  

domingo, 19 de agosto de 2012




Limpiador de estrellas

Llegué feliz a casa con mi cargamento de estrellas
pasaron las horas seguían brillando
con el alba llegó el limpiador de estrellas
se acercó acechante, quise retener al menos una
cerré los ojos las estrellas se apagaron
el limpiador lavó de mi piel todo el polvo de estrellas
con fuerza sacudió de mis cabellos sus estelas
el limpiador de estrellas ha sido burlado
escondí una de ellas  entre los labios.



Para ella

Para ella, un ramo de rosas
para mi, un cardenal en la boca
para ella, un collar de perlas
para mi, basta una estrella
para ella, los amigos, las fiestas
para mi, máxima discreción
para ella, tu cuerpo una noche entera
para mi, tu pasión de adolescencia.



Devuélveme

Devélveme los lapices, los libros
devuélveme las hojas en blanco
devuélveme las penas, las lágrimas
devuélveme los poemas, versos y prosas
desata mis manos, descongela mis dedos, sacude mi cabeza
para escribir lo que aún tengo que decir
para soñar lo que aún me queda por soñar
para libererme de tu  amor subyugante y opresor.

Alicia Cecilia

domingo, 15 de julio de 2012


Entre puntos suspensivos        



Entre puntos suspensivos        

Me sonríes

Me guiñas

Me seduces

Me lanzas un beso



Me sumerjo

Me pierdo

Me escondo

me agoto y renuncio



Entre puntos suspensivos

Te busco

te encuentro

te sigo

te oigo

te toco

Te beso

Te adoro



Entre puntos suspensivos

Subo, bajo

Entro, salgo

Lato, suspiro

Sollozo y gimo



Entre puntos suspensivos

Cuatro  cinco

Siempre más de  tres

Te huelo

Te respiro 

Te bebo

Te acabo



Entre puntos suspensivos

Caigo al vació

Muero, renazco

….y muero.


Alicia Cecilia

martes, 26 de junio de 2012

lo humano y lo profano
Alicia cecilia


Himno al placer

Tómame a mamos llenas
llénate cuanto quieras
quiero ser tuyo entero
puedes perder la cabeza
jamas te pediré cuentas
No dejes nada por probar
mas tarde te arrepentirás
si lo demandas ahora
lo que pidas te puedo dar
Tómame a manos llenas
llénate cuanto quieras
quiero ser tuyo entero
disfrutame sincero
extiéndeme sobre la piel
sin temor ni fronteras
como si en ello
te fuera la vida entera
Todas tus fantasías
te serán regaladas
cerrarás tus ojos
cerraré los mios
seremos uno solo
placer a manos llenas.



De rodillas

Estaba yo de rodillas
ante Dios buscando perdón
no pude hablar, solo sollozar
el nudo se apretó, él lo comprendió
Ni una palabra dijo mi corazón
solo un suspiro apenas exaló
Cerré mis ojos en busca de explicación
apenas bastó un soplido
para calmar mi opresión
Como un padre tomo mis manos
brotaron lagrimas de mis ojos
uno a uno lavaron mi rostro
y hasta el ultimo de mis pecados.



Coronacion

Yo también quería ser reina
llevar sobre la frente
una gran constelación
luego quise ser princesa
lucir colgada al cuello
apenas una estrella
luego quise ser doncella
lucir una larga trenza
tejida de madreselvas
hoy solo soy plebeya
con ajuar color tierra
una margarita en la mano
para enterrar mis sueños de reina



Via crucis

Por un largo camino voy desnuda
mis manos van floridas
margaritas y suspiros
tejen con pena una corona
Mi piel ni blanca ni inmaculada
tunica de lino acorazado
cubre todos mis pecados
Mis pies cansados
pisan cardos y guijarros
cargan un corazon desolado
Un cortejo funebre ausente
marcha al son de un coro mitigado
mis ojos luciérnagas
iluminan todo el campo santo
Mis labios tan besados
tulipanes enamorados
apenas claman resignados
Por un largo camino
a despedir tu amor he venido
no hay nadie esperando
ni velas ni llantos
solo la muerte viene a saludarnos




Tacto

-¡Que lindo conjunto de ancajes
han puesto en la vitrina!

-Señorita por favor,
el conjunto color lila de la vitrina
¿lo tiene en talla cuarenta?

-Tenemos todas las tallas señor,
son encajes de seda muy fina!

-Entonces llevaré dos

-¿Las dos en la misma talla señor?

-No señorita, una cuarenta y la otra cuarenta y dos





La ventana

El amanecer inundó la habitación
pero al asomarse apresurado
enrojeció de pudor
Una vez repuesto el amanecer, corrió tras el Sol
este al intentar entibiar la habitacion
de la impresion se apagó
Una vez repuesto el Sol, corrió tras el viento
este arremetió contra las paredes
pero se difuminó de estupor
Una vez repuesto el viento, corrió tras las aves
estas razantes sobrevolaron bravias 
pero hulleron escandalizadas y enmudecidas
Una vez repuestas las aves, corrieron por las comadres
estas iracundas y ofendidas al husmear
se santiguarón de rodillas 
una vez repuestas las comadres, corrieron por los guardias
estos repletos de aparejos hiciron la guardia
se disculparon por ofender la privacidad
Una vez repuestos los guardias, corrieron tras el cura
este provisto de sotana y crucifijo
después de horas en la habitación 
finalmente ente todos salió y celebró
bendecidos y recien casados los dejó.





domingo, 24 de junio de 2012

Mi desierto amado







Lágrimas en el lago

Mi ojos agobiados
por tanta sequedad
por tantos sollozos
se rindieron abatidos
dejé caer sobre la sal
todas mis lágrimas
una a una peleaban por rodar
entre cerros de cuello blanco
formaron el gran lago
Nidal desconsolado
asilo de parinas
flamencos peregrinos
danzan enamorados
un niño tosco y moreno
sube hasta el lago su rebaño
descansan los llamos
refresca sus pies cansados
bienvenido será el decepcionado
el perdido, el que no cree
si se sienta junto al lago
encontrará a Dios a su lado.


San Pedro de Atacama

Patrono de Atacama
lucero de la pampa
luz capitana de ilusiones humanas
en tus callejuelas cantan
fieles espiritus ancestrales
al son de las aguas
vomitadas por sus gaisers bullentes.
San pedro añoso humedal
santo sendero danzante
hasta ti llego al cielo alto y plano
Dos volcanes silenciosos
las mudas montañas salobres
velan tu reposo
tu sueño alusinado
con indefinibles colores petrificados
Reflejo ancestral del salitre postergado
ni exigente ni demandante
de mis sueños te adueñaste
Polvoreda vagabunda
compañera irrefutable de estas tierras
lejos de ti,
mi corazon llora y se desgarra.


Gran Chañar

Nació del rocio, no del amor
en secreto se anidó semilla
los espejismos lo alimentaron
los amaneceres le diron de beber
Creció oasis corazón de yermo
asilo de aves peregrinas
El astro candentee
el viento residente
eran sus amigos
Sus ramas extendidads
acunaron montañas vigilantes
ensimismado se mantuvo campanario
Padre adoptivo de hijos negados
desde condores a colibris
los acunó con semillas envainadas
El no escogió esa vida
tampoco su epitafio

"Tomó la vida del rocio, murió creyendo en el hombre"

Orgullo

No seria tan orgulloso el salar
ni la pampa tan engreida
sin ti semillita de chañar
No vestiría diamantes
el piso rojizo del valla lunar
sin ti costrita de sal
No sabría tan dulce
mi boca hecha manjar
sin ti juguito de cañaveral.


Hoy vuelvo a ti

Hoy vuelvo a ti
Después de caminar demasiado

Me lo aseguraste un día
Hace muchos años
Más vieja más cansada

  
Hoy vuelvo a ti
Sonriendo y cantando
A mi tierra sin primaveras
Al horizonte infinito
A la llanura perpetua
  

Vuelvo a la greda
A la costra salina
A mi tierra soleada
A los atardeceres lunares
  

Vuelvo porque tuyo son mis gestos
El sabor de mis labios
La humedad de mi cuerpo
De Madre y padre
Magenta y salobre.

Vuelvo polvo de rosas
Sobre una almohada mullida
De algarrobos cantores
Y miel de cañaverales

Te llevé en mis ojos
Sobre los caminos
Espejismo lunar

Te llevé en mis oídos
Orfeón andino
Días de carnaval

Te llevé en los bolsillos
Semilla de chañar
De mi traje ceremonial
  

Te llevé en la piel
En los atardeceres junto al mar
Te encontraba rojizo lunar

Te llevé a la gran ciudad
Las bocinas caóticas
Me traían tu banda dominical

Hoy vuelvo a ti
Te soñé tantas noches
Polvareda vagabunda
Lucero de mi pampa
Beso salitrero

Hoy vuelvo a ti
Mi voz campana multiplicada
De la más grave
A la más aguda.
Canta la cofradía

Despidendo al mayoral

Hoy vuelvo a ti
Añoso humedal
Me has reconocido
Me has llamado por mi nombre

Ya estoy de vuelta
He regresado

Alicia Cecilia.



En el carnaval

Te reconocí estandarte fastuoso
con tu traje brillante de caporal
clamaban las campanas de tus pies
animoso brincabas zambo bailarin
Tu voz orquestada
repicaba en toda la plaza
una entre mil orfeon andino

vitoreando a la Virgen María
Te ocultaban las polleras
de las morenas danzadoras
los pendones multicolores
a momentos te robaban
Ha pasado la algarabía
se ha marchado el carnaval
aquí estaré cantando
cuando el proximo año
vuelvas de mayoral




En un rincón

En un rincon de este valle
me he ocultado de ti
en lo mas árido y desolado
contra mis palabras
constantemente he luchado
por borrar de mi poesia
cada letra de tu nombre amado
Las rimas tramposas
una a una me han engañado
se han burlado y me han postrado
seduciendome por fin
Con las metaforas locuaces
con los versos ufanos
me he enemistado
por traer hasta mis labios
cuando en un sueño
a escondidas tu me has besado.



Desierto Sin flor

Caiste del cielo por accidente
no fue la mano de hombre
fue Dios quien lo decidió
te aferraste a las peñas
carente de mimos y resquemor
Como no supiste ser flor 
tus sueños se tornaron caliza.
Unos pocos amigos
la polvareda, la sal y la soledad
te acompañan desde la luz
a la oscuridad infinita
una gracia perdida por casualidad
tu pena la conmovió
te visita encantada garua ocasional
para regar una a una tus semillas.



Salar

El abandonado de Dios
sin agua sin una rama de palma
sin semillas para amasar pan
engendro de un mal sueño
salobre inmenso
sin cobija ni sombrero.
Privado de nombre
no supiste de hermanos
huérfano infecundo
los pintores te mirsn con desdén
los poetas lloran tu rostro de  greda
Deseado o no, rezas y cantas a Dios
con voz ruda y rezongona herencia


Caminante

Caminante
¿A qué has venido a esta soledad?
Alguien te mintió
en este vasto desierto
no canta la felicidad
no hay amor por conquistar
ni primavera que festejar
Caminante
¿Qué has venido a buscar?
la plata seductora no hallarás
el salitre despreciado
nadie lo querrá comprar
Caminante
Si has venido en busca de penurias
de sueños moribundos
eso si
hallarás un mineral!



Bajo el algarrobo

Bóveda frondosa y protectora
velaste por mi, ojos celosos
me acogiste sin preguntar
si estaba de paso o me venía a quedar
Como a la hija perdida
tus pequeñas hojas jocosas
me animaron risueñas
entonaron canciones viejas
Obelisco bastión de la pampa
tu porte empequeñeció mis versos
tus ramas oferentes al creador
inspiraron nuevos rezos
¡Bendito seas señor!







martes, 24 de abril de 2012

Soledad




Abandonada en el desierto por mi propia manada, me he vuelto una loba, una bestia temerosa y hambrienta de desechos ajenos.

Vagabunda deambulo por las noches a la defensiva, apenas dormito, acecho la muerte.
He perdido mi instinto depredador, yazgo presa fácil de cualquier trampa de lobas.

Viajo a ninguna parte, llego tarde a una cita no acordada con quien no me espera, en una plaza que no existe, bajo un árbol que no ha germinado, una tarde que no llega.

Reconstruirme, armarme; se ha convertido en un ejercicio cada vez más dificultoso.
Siempre hay un trozo que se pierde, otro que se olvida. Ya no calzan como la primera vez, se han roído, se han hecho polvo.

En este último viaje de medianoche, las sábanas eternas y crueles me esperan para morder mi cuerpo y mi alma.

Sollozo tu nombre, la soledad me abraza y nada hay más allá.



Alicia Cecilia

Poesía






Acudo a tu llamado poesía, al llamado de tus estrofas
Con mi bandera arriada en un bolsillo de mi cartera
Te despliego entre el asta de mis sienes
Donde no te alcancen  las miradas agraviadas.

Acudo a tu llamado poesía, aun cuando mis palabras
sean acalladas por los temores que claman de vez en cuando
Gimen plegarias desde el alma
Todas descuidadas, una más loca que la otra
En prosa se trastocan desafiando luces y transeúntes.

Acudo a tu llamado poesía con entonación de rimas confinadas
Mas el desosiego  obsceno de mis deseos mas perversos
Se asoman como falso pudor pintado de azul
Mis sentimientos negros disfrazados de rojo  carmín
Mueren ocultos y  violáceos apenas  huyen del hueco de mis sesos

Acudo a tu llamado poesía a  espaldas del prestigio y el honor
Moribunda de pasión renuncio  a ser prócer o santa
A llevar distinciones o cualidades sensatas
Solo para liberar en colores y sabores
Mis metáforas mas libertinas y apasionadas.
Acudo a tu encuentro poesía con farsa  e hipocresía
Me sumerjo en el ritmo cadencioso de tus versos
Divago entre parábolas buscando  tus ojos, tus besos
Me escudo en cada letra para no pronunciar  tu nombre
nombre amado.






Alicia Cecilia

Mis retazos





Salgo desde ti
apenas me conozco.
      Soy los restos de mí
    retazos impalpables, invisibles
           no me reconozco.



Sin rodillas ni tobillos,
sin mejillas ni antebrazos.
Los montes de mi columna
los dedos de mis pies
se disiparon de a poco.

Perdí el ombligo
acopio de sudor y lágrimas.
Perdí las orejas
confidentes censuradas.



Mi nuca frondosa desenfadada
plácido escondite
una noche se quedó calva.
Los espejos de mis ojos
donde te mirabas,
la bahía angulosa
      de mi cuello y mi pecho,
.            hoy están clausuradas.

Invisible salgo de mi
sin quejas sin preguntas,
Salgo hacia ti con un lápiz
a remarcar el trayecto
que te lleve hasta mi.

           Alicia Cecilia