domingo, 24 de junio de 2012

Mi desierto amado







Lágrimas en el lago

Mi ojos agobiados
por tanta sequedad
por tantos sollozos
se rindieron abatidos
dejé caer sobre la sal
todas mis lágrimas
una a una peleaban por rodar
entre cerros de cuello blanco
formaron el gran lago
Nidal desconsolado
asilo de parinas
flamencos peregrinos
danzan enamorados
un niño tosco y moreno
sube hasta el lago su rebaño
descansan los llamos
refresca sus pies cansados
bienvenido será el decepcionado
el perdido, el que no cree
si se sienta junto al lago
encontrará a Dios a su lado.


San Pedro de Atacama

Patrono de Atacama
lucero de la pampa
luz capitana de ilusiones humanas
en tus callejuelas cantan
fieles espiritus ancestrales
al son de las aguas
vomitadas por sus gaisers bullentes.
San pedro añoso humedal
santo sendero danzante
hasta ti llego al cielo alto y plano
Dos volcanes silenciosos
las mudas montañas salobres
velan tu reposo
tu sueño alusinado
con indefinibles colores petrificados
Reflejo ancestral del salitre postergado
ni exigente ni demandante
de mis sueños te adueñaste
Polvoreda vagabunda
compañera irrefutable de estas tierras
lejos de ti,
mi corazon llora y se desgarra.


Gran Chañar

Nació del rocio, no del amor
en secreto se anidó semilla
los espejismos lo alimentaron
los amaneceres le diron de beber
Creció oasis corazón de yermo
asilo de aves peregrinas
El astro candentee
el viento residente
eran sus amigos
Sus ramas extendidads
acunaron montañas vigilantes
ensimismado se mantuvo campanario
Padre adoptivo de hijos negados
desde condores a colibris
los acunó con semillas envainadas
El no escogió esa vida
tampoco su epitafio

"Tomó la vida del rocio, murió creyendo en el hombre"

Orgullo

No seria tan orgulloso el salar
ni la pampa tan engreida
sin ti semillita de chañar
No vestiría diamantes
el piso rojizo del valla lunar
sin ti costrita de sal
No sabría tan dulce
mi boca hecha manjar
sin ti juguito de cañaveral.


Hoy vuelvo a ti

Hoy vuelvo a ti
Después de caminar demasiado

Me lo aseguraste un día
Hace muchos años
Más vieja más cansada

  
Hoy vuelvo a ti
Sonriendo y cantando
A mi tierra sin primaveras
Al horizonte infinito
A la llanura perpetua
  

Vuelvo a la greda
A la costra salina
A mi tierra soleada
A los atardeceres lunares
  

Vuelvo porque tuyo son mis gestos
El sabor de mis labios
La humedad de mi cuerpo
De Madre y padre
Magenta y salobre.

Vuelvo polvo de rosas
Sobre una almohada mullida
De algarrobos cantores
Y miel de cañaverales

Te llevé en mis ojos
Sobre los caminos
Espejismo lunar

Te llevé en mis oídos
Orfeón andino
Días de carnaval

Te llevé en los bolsillos
Semilla de chañar
De mi traje ceremonial
  

Te llevé en la piel
En los atardeceres junto al mar
Te encontraba rojizo lunar

Te llevé a la gran ciudad
Las bocinas caóticas
Me traían tu banda dominical

Hoy vuelvo a ti
Te soñé tantas noches
Polvareda vagabunda
Lucero de mi pampa
Beso salitrero

Hoy vuelvo a ti
Mi voz campana multiplicada
De la más grave
A la más aguda.
Canta la cofradía

Despidendo al mayoral

Hoy vuelvo a ti
Añoso humedal
Me has reconocido
Me has llamado por mi nombre

Ya estoy de vuelta
He regresado

Alicia Cecilia.



En el carnaval

Te reconocí estandarte fastuoso
con tu traje brillante de caporal
clamaban las campanas de tus pies
animoso brincabas zambo bailarin
Tu voz orquestada
repicaba en toda la plaza
una entre mil orfeon andino

vitoreando a la Virgen María
Te ocultaban las polleras
de las morenas danzadoras
los pendones multicolores
a momentos te robaban
Ha pasado la algarabía
se ha marchado el carnaval
aquí estaré cantando
cuando el proximo año
vuelvas de mayoral




En un rincón

En un rincon de este valle
me he ocultado de ti
en lo mas árido y desolado
contra mis palabras
constantemente he luchado
por borrar de mi poesia
cada letra de tu nombre amado
Las rimas tramposas
una a una me han engañado
se han burlado y me han postrado
seduciendome por fin
Con las metaforas locuaces
con los versos ufanos
me he enemistado
por traer hasta mis labios
cuando en un sueño
a escondidas tu me has besado.



Desierto Sin flor

Caiste del cielo por accidente
no fue la mano de hombre
fue Dios quien lo decidió
te aferraste a las peñas
carente de mimos y resquemor
Como no supiste ser flor 
tus sueños se tornaron caliza.
Unos pocos amigos
la polvareda, la sal y la soledad
te acompañan desde la luz
a la oscuridad infinita
una gracia perdida por casualidad
tu pena la conmovió
te visita encantada garua ocasional
para regar una a una tus semillas.



Salar

El abandonado de Dios
sin agua sin una rama de palma
sin semillas para amasar pan
engendro de un mal sueño
salobre inmenso
sin cobija ni sombrero.
Privado de nombre
no supiste de hermanos
huérfano infecundo
los pintores te mirsn con desdén
los poetas lloran tu rostro de  greda
Deseado o no, rezas y cantas a Dios
con voz ruda y rezongona herencia


Caminante

Caminante
¿A qué has venido a esta soledad?
Alguien te mintió
en este vasto desierto
no canta la felicidad
no hay amor por conquistar
ni primavera que festejar
Caminante
¿Qué has venido a buscar?
la plata seductora no hallarás
el salitre despreciado
nadie lo querrá comprar
Caminante
Si has venido en busca de penurias
de sueños moribundos
eso si
hallarás un mineral!



Bajo el algarrobo

Bóveda frondosa y protectora
velaste por mi, ojos celosos
me acogiste sin preguntar
si estaba de paso o me venía a quedar
Como a la hija perdida
tus pequeñas hojas jocosas
me animaron risueñas
entonaron canciones viejas
Obelisco bastión de la pampa
tu porte empequeñeció mis versos
tus ramas oferentes al creador
inspiraron nuevos rezos
¡Bendito seas señor!







No hay comentarios:

Publicar un comentario