sábado, 3 de marzo de 2018

La imagen puede contener: océano, cielo, exterior, agua y naturaleza
Bajo La Luna (Cuentos de Luna)

Y nos amamos bajo la luna ancestral que ambos compartimos
cómplice del viaje más esperado.
Caporal victorioso extiendes tus alas bajo mis nalgas salinas, mis pechos faros aventureros, guían nuestros ojos cerrados hacia el abismo prohibido donde mueren los gemidos que la noche eclipsada vierte sobre tu valle frutoso y sobre mi blanco vientre salar.


ABE
Enero 2018



La imagen puede contener: una o varias personas, océano, cielo, nube, playa, agua, exterior y naturaleza

La burla

Quise sentarme frente al mar reteniendo tu nombre ahogado entre mis labios y ofrecerlo el atardecer, pero las olas se burlaron de mi, escupiendo sus diminutas gotas de sal hiriente sobre mi rostro.
Se mofaron de ésta que soñó con el calor del valle, con el dulzor de los nectarines, con abrazar la inmensa cima congelada.
Si hasta las estrellas, mis eternas compañeras fueron las más crueles, llenas de maldad y desdén, convocaron a cometas y astros a reírse de ésta a carcajadas, a reír de mi hermoso y pequeño sueño de una noche de verano.

ABE

"Cuentos Luna"



La imagen puede contener: cielo, océano, exterior y agua

Maletas vacías

Me preparó para partir antes que mis maletas pesen demasiado y antes que lo hagan, las llevo conmigo con lo que apenas traje de ti.
Las llevo con un montón de anhelos juveniles, de amores inventados, de besos enseñados, las llevo con sueños robados, con vidas imaginarias, con fantasías ajenas que me vaciaron por dentro.
Llevo mis maletas con los versos que escribí, con los valles que recorrí, con las montañas que ascendí, las llevo con los sabores de la selva, pero las llevo vacías de ti, vacías de amor y esta noche de despedida en que cruzo el umbral de mi puerta, regreso la mirada hacia el muelle de donde zarpé tantas noches desde tus brazos, para caer en la gran fosa marina de tu olvidó.


ABE
"Cuentos de Luna"



No hay texto alternativo automático disponible.

Lenguaje

He de aprender que el alfabeto
tiene más de siete letras
que las vocales son cinco y no sólo tres
que el alfabeto no termina en la letra O
He de aprender que el sol también
puede salir por la J y ocultarse en la S
que puedo deslizarme como una gata por la L
y ahogarme de pasion hasta los pies de la I
He de aprender que en el alfabeto
la E es tan intensa como la A
que la U no es tímida
sino que espera silente por mi fin
para envolverme entre sus brazo

ABE
"Cuentos de Luna"

Matemáticas

Cuanto pesa la distancia
mientras más amada
más duele la ausencia
si hasta se puede medir
la mido con tus besos
la mido con el brillo de tus ojos
la mido con tus caricias alocadas
y una vez acabado
tan amargo ejercicio matemático
el resultado es inequívoco
continuo siendo la abandonada
la fórmula olvidada
ABE
"Cuentos de Luna"

La imagen puede contener: una o varias personas
La mejor de las batallas

He aquí la humillada
me so
 mejor de las batallas
me venció ...triunfador
me izó metió bravío enemigo
entonó mi arenga robada
que blandió mi metal prehispánico
He aquí la mejor de las batallas
que desbarató mis armas oxidadas
derribó mis trincheras enmohecidas
y mis tratados añosos
que hurtó mi himno desgastado
He aquí la mejor de las batallas
en que celebro a mi enemigo
canto su himno con su bandera izada 
sometida a tu olvido si un día
decidieras abandonar tu trofeo
por otro centenar de años.

ABE
"Cuentos de Luna"

viernes, 29 de diciembre de 2017

Polvareda


Déjame en trozos
Arena desechada
Polvo enmohecido
Yareta pisoteada por el cielo
Nunca llegaré al mar

Dejame en trozos
Diseminada en el desierto
Nunca fui de nadie
Amada y deshechada
Me abandonó el sol
Y la llovizna

Dejame en trozos
La sal me abofetea
El atardecer me guiña
Y se burla a carcajadas
Sobre mis lágrimas
Petrificadas

Déjame en trozos
Que nadie me reconozca
La dignidad desfigurada
La vergüenza lacerada
Tu deseo me revive aspera
Tu voz me sentencia
Nunca he de ser amada.

ABE
"Cuentos de Luna"

Rosa Blanca



Querida rosa blanca
me duele tanta añoranza
pétalo a pétalo
tu recuerdo se desangra
cada espina tuya
se ahoga en mi garganta
acallando tu nombre
desperdigado ceniza
sobre mi pampa.

ABE
"Cuentos de Luna"

Si te contara


Si te contara que soy la más simple
la más terrenal, sólo agua y sal
...tal vez no me querrías
Si te contara que provengo de la suciedad
que habita bajo los muebles
que provengo del polvo acumulado
...tal vez no me querrías
Si te contara que soy costra reseca
renegada por los ojos del prejuicio
olvidada por los caminantes
...tal vez no me querrías
Si te contara que provengo del humedal putrefacto 

de pasiones cercenadas desde raíz de mis delirios
...tal vez no me querrías
Si te contara que jalo de mis cabellos
que muerdo mis dedos hasta sangrar
cuando te ruego me ames
... tal vez no me querrías
Si te contara que la luna me embriaga
me posee y me tortura
mientras retengo entre mis labios
tu nombre hasta tu llegada
...tal vez no me querrías.
ABE

"Cuentos de Luna"
2018

En silencio

jueves, 7 de diciembre de 2017

Placer ancestral


Tu valle inundó  mi mar
Los murallones de cal milenario
Apenas contuvieron la emoción 

Las bocanadas de deseo del masiso
Acallaron mi oleaje estridente e Iracundo
Ahogaron mi aliento salino
Convirtiéndome   en comarca frutosa.

Nuestro mar se izó al cielo
Con tal ferocidad un oleaje salvaje
Superó los acantilados  inmutables
Dejó nuestros cuerpos salinos
Esparcidos sobre el abono cristalizado
Rendidos bajo el manto lunar
Que unieron  tu valle y mi mar.


ABE
"Cuentos de Luna"

martes, 28 de noviembre de 2017

Viajes



Estambul, Emperatriz del pecado.

Una breve estadía en Estambul, y bastó para estar cautiva por el misterioso y enigmático Mar Negro, sumergida en eterno y aletargado sopor a causa de una sustancia extraña en mi té para conciliar el sueño cada noche y pudiera alejarme de la bestia mitad hombre mitad animal.

Instalada en un hotel con vista a la plaza de Karakoy, ya contemplaba el magnífico puerto natural de Cuerno de Oro, cuando el espectáculo bruscamente cambiaba y el horizonte parecía ampliarse para dar paso a las nubes que se difuminaban a toda prisa con el viento del Sur. 

La torre de Bayaceto, erecta, se alejaba paulatinamente en la luz cenicienta, distinguíendose a lo lejos los minaretes puntiagudos de la mezquita Suleymaniye, sus pesadas cúpulas que parecian aplastar las viejas moradas y las cajas amontonadas que formaban los muros protector de los mercados.




Borges decia que hay que volver a Turquía para volver a descubrirla mil veces, yo redescubriría entonces aquellas luces rojizas de los atardeceres de Estambul, reflejandose en la orilla del Bósforo, en sus aguas profundas de azul oscuro, confundiéndose con el cielo grisáceo, para dejarme llevar por su magia en los sueños eternos y excitantes de las "Mil y una Noches".
Oh Estambul, eres toda una ciudad de sansaciones, cierro los ojos y siento como abrazas a Oriente y Occidente como a dos amantes, escuchas sus cantos, quejidos y oraciones  de tiempos pasados, en medio de una apacible brisa que juguetea con las hojas de los árboles muy suavemente, y a lo lejos, muy lejos, suenan los interminables campanilleos jadeantes de los aguadores.
Respíro la algarabía de las calles proximas al gran bazar egipcio, me dejo llevar por la poderosa mezquita de Santa sofía y La mezquita azul, por la belleza natural de Capadocia que desbordan en un torrente de emociones,  que traen desde el pasado hasta el ahora en cada palpitacion de mi pecho todos los placeres de la sensualidad  que me invitan a sus baños turcos y salas de masajes prohibidos, que ofrecen robar mi cuerpo a cada momento.

Sus intensos perfumes recorren mis venas con el fuego secreto del Bosforo con  sus mil estrellas siriadas, luego emerge una luz que ciega mi razon, hasta perderse lamiendo la arena de la orilla de mis manos, convertiendome en reina y esclava a la vez sin lograr resistirme a convivir con la lujuria, la gula y la pereza.

Aun con la resaca de los bacanaels del pasado y el sueño de tus labios dulces, abrazando las cupulas de tu alma, la promiscua y
seductora

Alejandría, nos observa a nuestras espaldas, invitandome con su lengua de tierra erotizadamente dormida sobre la desembocadura del indomable Nilo;  a vivirla y deleitarme de su decadencia otra vez.

AB